¿Y si pudieras ver y tocar el sonido?
Hay que saber ganar y perder

No hay dos iguales

Probablemente Yoko Ono sólo puede aspirar a pasar a la posteridad, de forma injusta, por el hueco que las masas le reservan en la Historia Universal de la Infamia, como separadora de los Beatles. Sin embargo, antes de toparse con John Lennon, Yoko Ono realizó trabajos muy interesantes, incluso muy divertidos, dentro del movimiento artístico Fluxus. Entre otras cosas, hizo varias pelis, yo tuve la suerte de ver "FOUR" en un cine cuando tenía 14 años. Aquí os pongo cinco minutos, la peli dura mucho más, y lo único que se ven son culos en primer plano caminando, con todos sus pliegues, sus articulaciones y sus michelines. No me gustaría aventurarme sobre el mensaje de "FOUR", pero a mí me mostró que como con las caras, no hay dos culos iguales. Parece de perogrullo, pero no lo es. En una sociedad donde directa e indirectamente nos inculcan desde pequeños y cada día un canon corporal con las medidas perfectas, el culo perfecto, los pechos perfectos, la tripa perfecta, etc, es liberador redescubrir nalgas desde un punto de vista que trasciende todo efectismo erótico para devolvernos una visión plural, proteica, múltiple y no reglamentada del cuerpo humano, sin cánones ni prescripciones, mostrando al hombre tal cual es, infinito.

Comentarios