Increíble, el mundo imaginario de los libros
El ser humano es raro, raro, raro

Empresariado Social: diez preguntas a David Bornstein

Borstein David Bornstein es el autor de “Cómo cambiar el Mundo: Empresarios sociales y el poder de las nuevas ideas”. Recientemente ha actualizado este libro, y ahora está disponible por primera vez en edición de bolsillo. Nada menos que Nelson Mandela ha dicho que el libro es "maravillosamente esperanzador e ilustrativo." David es también el autor de “El precio de un sueño: La historia del Banco Grameen”, que es una crónica del crecimiento en el mundo del “micro-crédito” como estrategia contra la pobreza. “El precio de un sueño”, que se basó en diez meses de investigación en las aldeas de Bangladesh, obtuvo el segundo premio de los premios Harry Chapin Media, fue finalista de los premios Helen Bernstein New York Public Library Book a la Excelencia en Periodismo, y fue seleccionado por el periódico San Francisco Chronicle como uno de los mejores libros de negocios de 1996.

Los artículos de Bornstein han aparecido en The Atlantic Monthly, The New York Times, Nueva York Newsday, Il Mundo (Italia), DEFIS Sud (Bélgica) y otras publicaciones. Él es el co-autor de de la serie documental de dos horas de PBS "Para nuestro crédito", que se centra en los programas de "micro-crédito" en cinco países. Bornstein recibió una Licenciatura en Empresariales en la Universidad de McGill en Montreal y un Master en Artes en la Universidad de Nueva York.

Pregunta: ¿Existen diferencias fundamentales entre un fundador social y un fundador comercial (con fines de lucro)?

Respuesta: Depende de lo que entendamos por fundamental. En términos de temperamento, habilidades, motivación, forma de hacer preguntas y pensar en los problemas, los fundadores sociales y los de negocios son basicamente iguales. Cada vez vemos más y más fundadores sociales que están utilizando un modelo de negocio para alcanzar sus objetivos. Por ello, un fundador social no tiene que dirigir necesariamente una organización sin fines de lucro, y en el futuro vamos a ver muchas más empresas sociales con fines comerciales, además de mezclas entre ambos modelos legales.

La diferencia está realmente en términos de lo que el fundador pretende maximizar. ¿Cuál es tu principal motivación a la hora de crear tu organización, sea cual sea la forma que toma? ¿Estás tratando de crear medicamentos para enfermedades que afectan a un gran número de personas pobres en el mundo en vias de desarrollo, como Victoria Hale está haciendo con Una Salud Mundial, o estás tratando de dominar el mercado mundial de zapatillas o de moda de pantalones cortos para jockey? Los empresarios comerciales generan todo tipo de cosas. Los empresarios sociales tienen principalmente una motivación con un imperativo ético. Tratan de responder a necesidades urgentes. La cuestión de por qué es primordial.

Pregunta: ¿Existen diferencias fundamentales entre las personas que van a trabajar para un compañía emergente social y las que van a una compañía emergente sin ánimo de lucro?

Respuesta: La gran diferencia es que la gente que va a trabajar para una compañía emergente centrada en un cambio social está menos enfocada en ganar un montón de dinero, ya que por lo general esa no es su meta final. Si consigues un éxito tremendo, no te haces rico sino que cambias el mundo. Esta diferencia, de alguna forma está  relacionada con el sistema de valores que rigen las decisiones de esas personas -y lo que sienten que "necesitan" conseguir para ser felices y sentirse bien consigo mismos o, alternativamente, con aquellos de los que esperan conseguir la estima y admiración que están buscando.

Pregunta: En el mundo empresarial, se miden los resultados por los ingresos de ventas-, ¿cómo se miden los resultados en el mundo sin fines lucrativos?

Respuesta: Es muy difícil, ya que es sumar manzanas y naranjas y ciruelas. Entre empresas podemos comparar las actuaciónes financieras sin tener en cuenta si venden café o automóviles. Pero, ¿Cómo comparas el éxito de una organización que ayuda a las personas discapacitadas a vivir una vida digna y más independiente con una organización que provee programas extra-escolares a niños de familias con ingresos mínimos? No existe una unidad de medida única que sea comparable a los ingresos o beneficios de los negocios, pero dentro de "sub-industrias" –como acceso a la universidad o atención de la salud o defensa del medio ambiente- hay claramente unas organizaciones que logran un mayor impacto por cada dólar gastado que otras organizaciones.

No es tan simple como poner los datos en una hoja de cálculo y hacer las cuentas. Sin embargo, combinando una bien pensada métrica o representación referida al impacto, con otras formas de pruebas y análisis no-numéricos, es posible juzgar razonadamente y de forma fiable qué organizaciones están haciendo mejor trabajo y cuáles deberían, en consecuencia, tener mayor acceso al capital de crecimiento a un menor costo.

Al fin y al cabo, no es tan distinto a lo que muchos inversores y agencias de valoración hacen de forma intuitiva en los negocios. Los inversores observan muchos intangibles -el equipo, el entusiasmo, la calidad de la solución de problemas, el empuje, la buena voluntad, el potencial de crecimiento- cuando toman decisiones. Se puede hacer lo mismo con los empresarios sociales.

Pregunta: ¿Cómo pueden los empresarios sociales atraer talento si no ofrecen salarios altos u opciones?

Respuesta: Ofreciendo a la gente oportunidades de empleo que van en línea con sus talentos, intereses y valores. Inspirandoles con una visión de cambiar el mundo, de ser parte de algo más grande que sí mismos. Tenemos que asumir una realidad detrás de esta cuestión -a saber, la noción de que la gente trata de maximizar la cantidad de dinero que gana. Ciertamente, todos se preocupan por ganar dinero. Pero las decisiones que la gente toma a diario, convirtiéndose en maestros, teniendo hijos, dando dinero a la caridad- nos indican que somos criaturas muy complejas motivadas por gran variedad de cosas.

Estamos también en un momento interesante en la historia de América. Con toda nuestra riqueza y la libertad de elección, parece que estamos obsesionados con la búsqueda de la felicidad. Todos los días se publica otro libro que trata de cómo podemos hacernos felices. La mayoría de los estadounidenses de hoy son inmensamente ricos comparados con sus abuelos y, sin embargo, muchos estudios muestran que no somos más felices, y que a lo mejor somos incluso menos felices. Una de las principales cosas que hace sentirse feliz a la gente es hacer un trabajo que conlleve un cierto desafio y que sea significativo, con colegas que te importan y a los que respetas.  Una empresa social ofrece estos elementos.

Pregunta: ¿Es por eso por lo que muchos destacados hombres de negocios se pasan a la iniciativa empresarial social?

Respuesta: Los empresarios se pasan al empresariado social por las mismas razones que muchas otras personas en toda la sociedad se están trasladando a este campo:  porque ven nuevas oportunidades para resolver problemas de forma creativa, como individuos tienen mucho más poder para comprender y abordar los problemas a escala que en el pasado; porque ven una enorme necesidad de resolver problemas que no están siendo abordados por instituciones tradicionales, ya sean empresas, gobiernos u organizaciones sin fines lucrativos; porque han vivido a través de lo se puede describir como el "fracaso de éxito"-la extraordinaria acumulación de riqueza y posesiones de los últimos cincuenta años que deja a la gente sintiéndose insatisfecha y a menudo vacía.

Cuando Bill Gates anunció que se iba a “retirar” de Microsoft para dirigir su fundación, dejó bien claro que no estaba jubilándose, sino "reordenando" sus prioridades. ¿Por qué? A través de sus viajes de investigación por el mundo en desarrollo se encontró cara a cara con personas sufriendo y muriéndose -y no pudo quitarse esa idea de encima. Vio que podía ser más valioso para el mundo ayudando a desarrollar vacunas contra el SIDA o la malaria, o extendiendo el acceso a los sistemas de asistencia sanitaria, que contribuyendo a crear más herramientas de software, por muy valiosas que esas herramientas sean. Muchas personas están llegando a conclusiones similares. Es como si hubiera un despertar mundial.

Pregunta: La gente celebra cuando un magnate empresarial pasa de los montañas de dólares y se va a trabajar para una compañia sin fines lucrativos, pero ¿ha ocurrido lo contrario también?

Respuesta: Lo que estamos viendo hoy en día es una mayor interacción entre las empresas comerciales y las sociales. Cada vez es más común encontrar personas que han estado trabajando en asuntos sociales o de medio ambiente durante muchos años y que descubren una oportunidad de negocio que puede aumentar su impacto social.

El aumento de la capacidad empresarial en CleanTech es un ejemplo perfecto. Lo impulsa gente que se ha formado y ha tenido su primera experiencia trabajando en el ámbito del medio ambiente que después ve los negocios como un poderoso motor para alcanzar sus objetivos medioambientales. En el ámbito de la salud estamos empezando a ver más profesionales o gente con carreras de salud pública que inician negocios que tratan de resolver problemas apropiados para un modelo de negocio. Más y más personas están convirtiéndose en agnóstico del sector, buscando las mejores herramientas para hacer el trabajo. Esta tendencia es posible que continúe.

Pregunta: ¿Qué hace que algunas personas actúen y otros simplemente reflexionen?

Respuesta: Es difícil saberlo. ¿Por qué las personas que están dejándolo pasar durante meses de repente se ponen las pilas y consiguen terminar la declaración de la renta el 14 de abril? Llega un momento que  la inconveniencia de no hacer nada –y que te pongan una multa- supera a la inconveniencia  de hacer la declaración. Lo mismo puede aplicarse a otros aspectos de la vida. Hay un malestar emocional asociado con la pasividad, sobre todo si algo nos preocupa. Por lo tanto, a medida que ayudamos a la gente a estar más y más expuesta a problemas de una manera que hace más difícil aceptar esos problemas emocionalmente, veremos más acción.

Por otro lado, está la parte buena de la acción –el placer y la satisfacción previsto. Por eso, usando el ejemplo de los impuestos otra vez, si sabes que te corresponde que te devuelvan una gran cantidad de dinero, puedes estar motivado a hacer la declaración en enero, para que te lo devuelvan lo antes posible. El beneficio de tomar acción -el placer de la colaboración, la sensación de satisfacción y la emoción de crear un cambio, la alegría de dar- son en potencia grandes motivadores. Pero a menudo nos olvidamos de hablar de estos aspectos del cambio.

El quiz de la cuestión es que nos centramos en la parte de "hacer el bien", en el sacrificio, y en los componentes éticos, pero muchas veces se nos olvida mencionar lo maravilloso que se siente uno realizando acciones significativas acordes con nuestras creencias básicas. Por último las personas a menudo dejan para más tarde las cosas simplemente porque no saben hacia dónde ir, qué hacer, o cómo dar el primer paso. Y por eso hay una gran necesidad de herramientas que ayuden a las personas a encontrar su lugar en el ámbito de la iniciativa empresarial y la innovación social. Que es en realidad el tema del libro en el que estoy trabajando en la actualidad.

Pregunta: ¿Cuáles son las cosas que impiden al potencial empresario social conseguir alcanzar su potencial?

Respuesta: Los principales obstáculos son la falta de fondos racionalmente asignados que permitan a la gente construir instituciones de talla internacional. La mayoría de nuestras grandes empresas son capaces de recaudar  cientos de millones de dólares en los mercados de capital -a través de la deuda o mediante la emisión de acciones.Pero los empresarios sociales, que suelen dirigir organizaciones sin fines lucrativos, por lo general tiene que conseguir considerables subvenciones de fundaciones, que generalmente vienen en cuotas pequeñas, y a corto plazo. Debido a que la financiación tan fragmentada, los empresarios sociales terminan por usar el 80% de su tiempo en conseguir recaudar fondos, en lugar emplear el 80% de su tiempo gestionando sus organizaciones.

Esto es un gran cuello de botella que ralentiza el proceso. Los empresarios sociales que dirigen "empresas sociales" tienen un problema similar -la dificultad de encontrar capital de crecimiento paciente dirigido a las empresas que buscan maximizar los beneficios sociales, ambientales y  económicos a la vez. Un corolario de este problema es la dificultad de contratar y retener a personas con gran talento. Otro problema es la falta de una relación bilateral entre, por un lado, los empresarios sociales, y por otro los empresarios comerciales y los  gobiernos.

Pregunta: Entonces, ¿qué puede hacer el gobierno o la sociedad para fomentar más el espíritu empresarial social?

Respuesta: Existen muchos niveles en los que la empresa social puede y debe ser alentada. En su esencia, el objetivo es ayudar a construir una sociedad en la que muchísima, gente tenga la confianza, la habilidad y el deseo de resolver los problemas que ven a su alrededor. Las cualidades más importantes en el empresariado social son la empatía, la capacidad para colaborar bien con los demás y la obstinada convicción de que es posible conseguir un cambio –lo que motiva y estimula a la gente a actuar.

Hay muchas maneras de mejorar el sistema de educación para que los jóvenes tengan experiencias que fomentan estas cualidades, y darles un sentido de agencia, un sentido de su propio poder conectándolo a un marco ético. Yo diría que este debería ser uno de los objetivos fundamentales de la educación. Una vez que un niño ha tenido esta experiencia, el niño no volverá a ser un actor pasivo en la sociedad. Siempre se hará la pregunta -¿Por qué no arreglamos este problema? Y causará mareas de destrucción creativa allí a dónde vaya.

Podemos incluir en el plan de estudios de cada escuela y la universidad tales experiencias. Podemos utilizar nuestros poderosos medios de comunicación para hacer el campo de empresariado social más visible. En niveles más avanzados, los empresarios sociales necesitan una variedad de ayudas financieras y estructurales -nuevas leyes, mercados de capital menos fragmentados y más racionales y el refuerzo de colaboraciones con los gobiernos, las empresas y el mundo académico. Mucho trabajo para cualquiera con cierta creatividad y a quien le guste ser un “desviado positivo”.

Pregunta: ¿Quién es el "Steve Jobs" de empresariado social?

Respuesta: El más famoso emprendedor social puede que sea Muhammad Yunus, el fundador del Banco Grameen. Como Jobs, Yunus tomó un producto "el crédito" -que fue en principio algo exclusivo (como los primeros PCs) y lo llevó a una audiencia de masas. De este modo, su banco ayudó a democratizar el acceso al capital de forma similar a Apple Computer democratizó el acceso a la información. El efecto es similar: más posibilidades de elección y la libre determinación en manos de más personas en todo el mundo.

Pregunta: ¿Es el empresario del centro de África que recibe un micro-préstamo y mantiene a su familia muy diferente de Bill Gates o Steve Jobs?

Respuesta: Sí y no. En términos de visión y aspiración, los Bill Gates y los Steve Jobs de la vida son bastante raros. Olvídate de África, hay muchas personas nacidas en la cuna del privilegio, con la mejor educación, una amplia exposición al mundo, y con mucha confianza en sí mismos, y que no se conviertan en empresarios. No es lo que les llama. Los empresarios se entusiasman haciendo realidad su visión. Otras personas obtienen su mayor satisfacción de diferentes formas –a través de relaciones interpersonales, quizá, o de la enseñanza o la sanidad o haciendo música hermosa.

No hay mucha diferencia entre los principales empresarios como Bill Gates y Steve Jobs, y los principales empresarios sociales como Jim Grant, Muhammad Yunus, Fazle Abed, o Bill Drayton. Pero es evidente que no todo el mundo tiene el temperamento y el deseo de ser un empresario comercial; ¡Gracias a Dios!

También hay empresarios a varios niveles. Algunos crean organizaciones pequeñas, otros medianas, y otros grandes. La diferencia está en qué es  lo más importante para ellos en la vida, en cómo de grandes se permiten tener los sueños, y en dónde descansan a lo largo del camino. Sin duda, millones de micro-empresarios en África y Bangladesh y alrededor de todo el mundo en desarrollo tienen un gran potencial sin explotar o mínimamente utilizado.

Dándoles la exposición y el apoyo estructural, incluido el capital, muchos de ellos podrían construir organizaciones sociales o empresas de gran éxito; una parte de ellos podría crear empresas de talla internacional, igual que en Estados Unidos. Pero, para no exagerar el papel de los empresarios, es importante darse cuenta de que sólo son un ingrediente más del proceso de cambio.

Los empresarios sólo tienen éxito en la medida en que pueden reunir a personas con diferentes talentos y habilidades que, trabajando en equipo, pueden crear cosas que nunca podrían crear por sí solos. Los empresarios son los centros o los imanes: la fuerza organizadora. Se necesitan muchas manos trabajando juntas para producir un cambio significativo.

© Guy Kawasaki. Esta entrevista ha sido traducida y reproducida con el expreso consentimiento del autor. Más contenidos en  www.guykawasaki.com

Comentarios