Un anuncio brillante
Consejos para mejorar la eficiencia y eficacia del aprendizaje

10 cosas que tus bisnietos no recordarán

Imagen 9

El tiempo es como una especie de prostituta. Las cosas cambian, las cosas vienen y se van justo cuando te estabas acostumbrando a ellas. Unas personas encuentran mejores formas de hacer las cosas y te joroban de forma soberana y las cosas aprendiste a amar de pronto te hacen parecer un viejo. Por lo tanto, para que te sientas viejo y para recordarte tu propia mortalidad, hemos elaborado una lista de 10 cosas que conoces ahora, pero que para cuando tus bisnietos estén creciendo, serán como "me muero de risa… ¿Qué? ¿que la gente solía sentarse delante del ordenador para trabajar?"

Periódicos diarios impresos

Los diarios han sufrido un gran golpe en esta economía cutre, pero sinceramente, es algo que se veía venir. Los periódicos están en el negocio de dar noticias y un diario impreso simplemente no puede competir con internet y la televisión cuando se trata de estar al día en la información, lo que significa que los periódicos dentro de poco se encontrarán en el negocio de forrar el fondo de jaulas para pájaros y de chorradas para leer en el cuarto de baño del trabajo.

Muchos diarios se han pasado, con éxito, a las noticias online, y muchos de ellos están cerrando sus imprentas para siempre en favor de noticias online - es más rápido, es más barato y por si no lo había mencionado, es más barato. Producir una gran tirada, cuando los únicos que leen tu edición impresa son los mayores de 75 años que van a desayunar a McDonald's no tiene ningún sentido. Puede ser que queden unos pocos, algunos de los más grandes, como el New York Times, pero cuando tus bisnietos estén en edad de recordar, los diarios impresos serán un clásico.

Los fumadores

Al menos los fumadores de cigarrillos. Probablemente para cuando el gobierno americano consiga que fumar no sea legal para nada, la marihuana se habrá legalizado y cambiaremos los Camel por canutos. Quién sabe. Pero con el número de fumadores disminuyendo cada año, no tardará mucho en llegar el momento en que la mayor parte del mundo occidental haya perdido del todo su interés por la endemoniada hierba marrón. Claro que no todo el mundo va a dejar de fumar, pero cada vez es menos popular, menos y menos prominente, hasta el punto que, cuando veas a alguien de pie en la esquina de una calle con humo saliéndole de la cara, te preguntarás si algo le funciona mal en el coco.

Perderse

Con dispositivos de localización GPS, o al menos con dispositivos en los coches y teléfonos móviles capaces de calcular tu posición mediante las señales captadas por un triángulo de antenas de telefonía móvil, no pasará mucho tiempo antes de que la tecnología está en tu reloj de pulsera, tu taza de café o tus zapatos. ¿Te acuerdas de la última vez que llamaste a alguien y te dio señal de ocupado? Pues así será para tus hijos y nietos, que el arte de explicar direcciones a alguien será un arte perdido, y el tratar de hojear las páginas amarillas para buscar el café más cercano estará ahí ahí con la costumbre de escribir en planchas de arcilla. Al menos tus nietos seguirán conduciendo coches, lo que es mucho decir para sus nietos, que probablemente habrán olvidado completamente cómo conducir, y se echarán una siesta de camino al trabajo en sus coches automáticos o que viajan por carriles invisibles.

Ordenadores personales de sobremesa

En los años 60, las visiones de futuro proyectaban una casa llena de enormes cajas de metal con luces y pizarra eléctrica para diversas tareas como hacer la compra, pedir alimentos o mandar al robot-asistenta que limpie la casa. En realidad, hay simplemente una caja para todas esas cosas (excepto lo del robot-asistenta, -eso estamos todavía esperándolo), pero podemos suponer que en una o dos generaciones no existirá ya más esa caja. La idea de tener una base permanente de trabajo localizada en una caja plateada o de plástico beige en tu escritorio, o cerca de él, va a desaparecer pronto, como han ido desapareciendo los archivos o las máquinas de escribir. Tus nietos no van a hacer los deberes o a navegar por internet encorvados en una silla delante de una pantalla sobre un escritorio, sino en rollos flexibles o cristales que puedes llevar encima, posters, muñequeras o proyecciones flotantes en el aire. Miraremos para atrás y recordaremos el tiempo de los ordenadores de mesa con todos sus cables y las malas posturas que crean y lo que nos vamos a reír, ay, lo que nos vamos a reír.

VIH / SIDA

En la década de los 80, todo el mundo pensaba que el SIDA iba a eliminar a toda la raza humana. Y entonces nos dimos cuenta de que estaba matando sobre todo a los gays, así que todo el mundo, excepto los gays, dio un suspiro de alivio. Y, cuando Magic Johnson se contagió del VIH y fue evidente que no era una enfermedad que afectara sólo a los homosexuales, todo el mundo se puso un poco nervioso otra vez. Y después pasaron los años y Magic Johnson no se murió de SIDA, y los avances en la medicinas que frenan el SIDA mejoraron hasta llegar a que tener VIH no es la pena de muerte instantánea que solía ser, sino una inconveniencia menor. Y en los últimos dos años, ha habido varios, y muy prometedores, enfoques nuevos para destruir el virus del VIH en camino de conseguir una cura y, posiblemente, una vacuna. Dentro de 10-20 años, probablemente ni recordaremos lo que era el SIDA, y será otra vacuna que nos tenemos que poner, como la poliomielitis.

Videoclubs y tiendas de discos

Hace años, cuando internet estaba recién estrenado, mucha gente predijo la muerte rápida de la tienda de ladrillo y mortero, que evidentemente no ha sucedido aún, pero internet les ha hecho una buena pirula a los videoclubs y a las tiendas de discos. Aunque el videoclub solía ser una básico en la sociedad y la tienda de discos el sitio para que los chicos molones pasaran el rato y encontraran lo último en música, ambos han sido víctimas de las descargas más baratas, gratuitas y/o pirateos. ¿Para qué ir hasta Blockbuster cuando Blockbuster te puede traer la película a casa o cuando se puede elegir lo que quieres ver por cable a demanda? ¿Por qué ir a una tienda de discos si te puedes descargar todo el álbum en Amazon o iTunes? En los últimos años, videoclubs y tiendas de discos están cerrando sus puertas a diestro y siniestro. En el futuro, los únicos que prosperarán serán los que atienden pequeños nichos de mercado, como las tiendas independientes que ofrecen clásicos de culto, y artículos difíciles de encontrar o de coleccionista.

La era de la hegemonía presidencial del hombre blanco

Sólo porque América tenga su primer presidente negro no significa que no vayamos a tener nunca más a un hombre blanco como presidente. Obviamente. Pero lo que sí significa es que los niños que crecen hoy en día ya no asumen que su presidente tenga que ser blanco ni que tenga que ser hombre. Si bien el mundo de la política todavía está dominado principalmente por hombres blancos, no me sorprendería que en el lapso de los próximos 5 presidentes tengamos nuestra primera mujer presidente o tal vez nuestro primer presidente hispano, asiático-americano o indoamericano. O presidente gay. Uuuuh, qué peligro.

Teléfonos fijos

Más y más, las personas están decidiendo que sencillamente no vale la pena pagar por un servicio de telefonía fija y un servicio de telefonía móvil cuando apenas utilizan sus fijos, y se puede suponer que esta tendencia continuará en el futuro. Durante una temporada, me pasé de un teléfono fijo normal a un teléfono de Skype, pero después de un tiempo, hasta los 3 dólares al mes eran demasiado para algo que nunca, nunca he utilizado y a lo que no me me llamó nunca nadie. Y en 10-20 años, no tendrá sentido mantener los cables que vayan a un dispositivo externo sólo para llamadas telefónicas. Será como tener una máquina en casa que sólo lava calcetines y nada más. En el futuro, tendrás tu móvil o tu implante en el cerebro o tu reloj-teléfono de pulsera o lo que sea, pero las posibilidades de que tengas un teléfono conectado a la pared serán la mismas de que hoy en día poseas una arado tirado por una mula.

Enseñar caligrafía

Antes las escuelas hacían mucho hincapié en enseñar a escribir a mano, porque en el momento, crecer y tener una letra bonita era una elemento esencial de trabajo y una habilidad para tu vida, ya que la gente escribía cosas, y escribir rápido y de forma legible, era importante. Ahora, si escribes algo, es una nota para tí mismo o una lista para el supermercado o la hoja de personajes del juego de rol de Dragones y Mazmorras, si te va eso. Ahora, nadie quiere ver tu dejada caligrafía ... todo son correos electrónicos, mensajes de texto, todo es electrónico y digital, y las escuelas están respondiendo quitando la escritura manuscrita y la caligrafía de su currículo.

Conectar dispositivos electrónicos

Es algo tan sinónimo de la vida moderna, y sin embargo, algo que está a punto de acabarse para siempre. Mira alrededor de tu casa y tu oficina -mira el lío de cables enredados que conectan el monitor a tu ordenador a los enchufes de la pared a tu televisor a tu reproductor de DVD al teclado del DVR, etc, etc. Es un lío, y es arcaico. Seguro de los cables aún tienen sus usos, pero si las cosas siguen yendo como parece que van, tu televisor, tu ordenador, tu todo lo que en este momento tienes conectado a enchufes, enchufados a su vez en ladrones de enchufes, creando un jaleo de cables con riesgo de incendio, estará elegantemente colocado libre de cables, encima de tu mesa o escritorio, recibiendo la energía de chorro de electrones en libertad. La tecnología es todavía nueva, pero está avanzando rápidamente. Aún hay trabajo por hacer, pero cuando tus bisnietos tengan edad suficiente para empezar a ponerse nostalgicos del pasado, mirarán imágenes de la vida al principio del siglo XXI, con cables y cables en todas partes y lo encontrarán tan pintoresco como llevar bombachos o girar una manivela de arranque para poner el coche en marcha.

Vía: Iheartchaos. Foto Victor de la Fuente.

Comentarios