Conduciendo a través de una tormenta de arena
LOS ROBOTS CANTAN "LOS HUMANOS ESTAN MUERTOS"

SEXO EN LA CÁRCEL... YA NO ES LO QUE ERA

Él que crea que en la actualidad la prisión es sinónimo de entrar virgen y salir con el espinazo doblado, yerra en grandes proporciones.
Sí, en tiempos pasados, a los jovencillos y a los no tan efebos se los sorteaban nada más cruzar los barrotes de entrada al módulo. Los Kies (proviene de la palabra killer) del lugar se rifaban la vez, de acuerdo a su categoría entre los ahí residentes. El de mayor rango hacía los honores, para pasar al recién desflorado al siguiente en orden jerárquico. Cuando el pobre muchacho abandonaba el penal, quedaba con el gustillo para siempre o tapaba sus penas con un rápido matrimonio.
Hoy la situación es diferente. Existe una denominación maravillosa que a cualquier Interno (ya no son presos) le hace la boca agua: Vis-vis. En hora y media de visita por mes, el preso y su pareja tienen derecho a practicar todas las posturas del Kama-sutra y lo que su imaginación añada. Y si el pájaro en cuestión llega con chupetones bien morados tiznando su cuello, su popularidad en el módulo sube como la espuma.
Lo de las felaciones y montadas traseras quedan en simples anécdotas que de cuando en cuando surgen en alguna que otra celda de necesitados. Lo actual desplaza a lo arcaico: los tiempos cambian.

Carcel

Comentarios