Imágenes ocultas
If you are stolen, call the police at once :)

¡Cómo molo!

De vuelta con el tema de la educación. No es por hacer crítica sin proponer alternativas, pero he leído hoy algo que me ha hecho pensar en cómo los sistemas educativos se encargan de igualarnos entre nosotros. Por un lado eso es bueno, pero de alguna forma lo que hacen (a parte de constreñir nuestro espíritu creativo) es enseñarnos que pensar en uno mismo no está del todo bien (términos como egocéntrico contribuyen a la carga negativa de pensar en el "yo"), y también que un exceso de competitividad es algo muy malo.  Básicamente no nos enseñan a pensar en nosotros mismos y a cuidarnos (física y psicológicamente) simplemente por el mero hecho de que nos queramos un montón. Y, para completarlo, acabamos pensando que los que si lo hacen están "encantados de conocerse" y por alguna razón siempre acaban resultándonos antipáticos. ¿No deberíamos cambiar un poco esa tendencia? ¿No deberíamos premiar a los que no tienen miedo de ser diferentes y enseñar que pensar en uno mismo no es rechazable sino, incluso sano? A mi me gusta la gente que se gusta. Hoy en el periódico vienen las primeras declaraciones de Usain Bolt al batir el récord del mundo en los 200 metros y son muy inspiradoras:

"Me he visto por la televisión y he pensado: ' Cómo molo. Este tío es muy rápido'. Salí bien, corrí hasta la curva lo más rápido posible, y una vez que entré en la recta, me dije: 'Mantén el ritmo. ¡Velocidad, no me abandones!' He volado mi mente y la del mundo. He hecho historia" [...] Sabía que podía correr así de rápido. He enseñado ese potencial todo el año. Me dije, 'si bato el récord, lo batiré aquí', porque la pista es muy rápida.  Así que puse mi corazón en ello. Sé que cuando lo hago, todo es posible".

Comentarios