El continente por encima del contenido. El mejor packaging de la historia
Internet e hinduismo

Desinformación o el arte de convertir un dato en una mala noticia.

Con el triste accidente de Barajas, he comprobado una vez más cómo a la prensa española (desconozco cómo lo ha tratado la internacional) especialmente la televisión, tiene una asombrosa querencia por la negatividad y el miedo.

Lo triste, es que en muchas ocasiones no se tratará de una mala intención, sino simplemente de una chapuzae. En un momento en el que cualquier blog se molesta en incluir links que ayuden a comprender la noticia, corroboren, desmientan o amplíen la información, resulta que los presuntos profesionales repiten un dato incompleto una y otra vez y se quedan tan anchos.

Con la excusa del directo, los periodistas de las diferentes cadenas de televisión se lanzan en una carrera por añadir nuevas informaciones y ser los primeros en encontrar pistas, y si pueden, infundir sospechas. Todo por el morbo, perdón, la audiencia.

Lo lamentable es que después de casi 24 horas de emisión ininterrumpida, nadie se hubiera dado cuenta de que estaban dando la peor de las noticias, que es la información incompleta.

Me refiero a dos datos que se repitieron constantemente:

-La antigüedad del avión, 15 años.

Si oyes una y otra vez que el avión tenía 15 años, lo que piensas es que era viejo. Es una asociación de ideas simple, comparando con cualquier otro aparato que conoces, como por ejemplo tu propio coche.
Lo que pasa, es que en un avión comercial, la vida útil ronda los 30 años, ya que una cosa es el avión y otra sus piezas, que en muchos casos, se renuevan completamente en más de una ocasión, por lo que al final de los 30 años, le quedan muy pocas piezas originales, a diferencia de un coche.
Sin contar que sufre incontables revisiones, cientos más que cualquier otro vehículo.


-El número de accidentes en la historia del modelo, 20.

Dicho así, parecen una barbaridad. Luego, se descubre que sólo 12 fueron fatales y si tenemos en cuenta que el modelo lleva 50 años volando, no son tantas, comparando también con cualquier otro vehículo. En cualquier caso, un historial muy por debajo de los Airbus 300 (26 accidentes) o los Boeing 737 (124), como dice esta estadística.

El gran problema es la falta de rigor y profesionalidad de algunos periodistas, que olvidan algo vital: Un dato aislado no significa nada, o incluso puede significar lo contrario.

Sería tan sencillo evitarlo como incluir el dato en su contexto, es decir, comparar. O lo que es lo mismo, informar de verdad. Para algo se inventó la estadística.

Por cierto, aún estando totalmente impresionado por la magnitud de la tragedia y lo espectacular de las imágenes, no tengo más remedio que recordar que sólo en 2007, murieron 2.742 personas en la carretera. Porque así, comparando, se da uno cuenta de la verdadera magnitud de la noticia, que tal vez no justifique el enorme despliegue informativo, salvo, como digo, por el morbo.

Pero como dicen en el blog Halón Disparado (Vía Microsiervos):
"Si una noticia contiene números, descártenla inmediatamente: seguro que es falsa/incorrecta/sesgada"

Asi que si me permiten un consejo, cuando oigan o lean una noticia que contenga datos, pregúntense "¿Eso es bueno o es malo?" y si es posible, busquen la informaciòn completa por su cuenta, porque como dicen los periodístas: "No dejes que la verdad te estropee una noticia".

Comentarios