Cyborgs everywhere
La música de la imágen

Héroes, los justos

Relacionado con el post de Antonio El hombre que salvo el mundo  y los comentarios de este post sobre qué es un heroe o quién no es un heroe. El otro día comiendo en uno de los mejores restaurantes de Madrid, el Maitetxu que se merecería un post el solo, con Gonzalo y Marcos, este último nos contó una historia buenísima que explica cómo todos los ejércitos saben que no hay héroes sino acciones heróicas.

Hay un proceso, regulado en los ejércitos para los héroes de guerra que es el siguiente: tu realizas una acción heróica digna de un ser superior, tus mandos lo reconocen, acto seguido, y a toda leche, te mandan a casa, de seguido te ascienden, te condecoran como héroe y de seguido o te retiran o te mete nen en una oficina.

¿Por qué es esto? Pues porque la capacidad de ser héroe o no, es un problema de estadística. Uno de cada nosecuantos, que se juega la vida y la de los demás en una acción que ningun estratega ni persona cabal hubiera hecho, sale vicotorioso de este acto. Claro que eso, de que salga bien, sólo suele pasar contadísimas veces. Por lo que en esta estadistíca, están unos muy poquitos que son héroes y muchos que son unos locos, incoscientes sin ningun tipo de raciocinio.

La conclusión de lo anterior es que casi no hay  probabilidades de que a un héroe, que le haya salido bien la primera vez, le salga bien la segunda. Por lo que todos los ejércitos prefieren tener un Héroe en casa o en una oficina, que condecorar a un héroe que luego aparezca como un loco descerebrado.

Como dice el reportero de guerra Max Hastings, "los soldados tienen mucho miedo a los héroes. No quieren ser liderados por héroes, sino por hombres que conozcan su oficio y los devuelvan vivos a casa. La idea que subyace es que un hombre capaz del valor par ser héroe es demasiado inconsciente para las responsabilidades del mando. Los héroes no son buenos líderes. En la II Guerra Mundial, cuando los británicos promovieron a gente de esa clase fue un desastre. Me temo que los que la gente tiene en general por héroes y valientes son en realidad bastante limitados. Todo ejército necesita un puñado de héroes, pero sólo unos cuantos, los justos para ganar, el resto ha de ser gente normal con ganas de volver a casa

Por lo que, pienso yo que, a un héroe lo conforma una mezcla de actitud fronteriza con la racionalidad sumada a una suerte increíble.

Todo esto lo explica, de forma practica Max Hastings, el cronista de guerra mas conocido en el Reino Unido, en un artículo publicado por El Pais Semanal, el 10 de Febrero del 2008.

Comentarios