Punk's not dead (in Spain)
Guaqueando VS. Detectando

La ciudad del color

Está científicamente comprobado (que me corrijan quien opine lo contrario) que el color estimula los sentidos. Si embargo vivimos en una sociedad que utiliza muy poco el color en su entorno y menos aun a nivel personal no sea que llamemos la atención (al fin y al cabo desde pequeños se nos enseña, sutilmente, a pasar lo más desapercibidos posible).

Madrid
no es una ciudad en la que abunden los edificios coloreados. Tampoco resulta especialmente rica en los materiales de sus fachadas. La ciudad crecida a lo largo de este siglo no ha puesto especial interés en el aspecto cromático de los edificios, y sólo la abundancia en el uso del ladrillo ha teñido con colores cálidos muchos paramentos madrileños. Poco a poco empezamos a ver nuevas edificaciones (a los que vivís en esta ciudad os recomiendo leer el artículo de Microsiervos sobre el edificio al que me refiero), sobre todo las que hacen más alarde de diseño, en las que el color juega un papel fundamental. Creo que deberíamos reivindicar el color en las ciudades. La ciudad de Burano en Venecia es uno de los ejemplos más bonitos de ciudad del color. La leyenda dice que cada casa se pintaba de un color para ayudar a los pescadores a localizar su hogar los días de niebla. Lo cierto es que da buen rollo pasear por sus calles.

Todo esto me viene a la cabeza al ver el trabajo del artista alemán Axel Peemoeller  quien ha creado en Melbourne "un curioso proyecto artístico usando como lienzo el enorme parking de la Eureka Tower, un edificio de la ciudad australiana de Melbourne. Su idea era simplificar la orientación en los parking mediante claras señales de entrada, salida, subida o bajada de planta, etc. La diferencia con las señales tradicionales es su particular disposición y tamaño".
 
Et3Via Diario Motor

Comentarios