¿A qué llamamos realidad?
¡NO A LOS GITANOS!

Comentarios