La máquina del tiempo está en Madrid.
Crisis financiera, económica y de valores

Efectos sonoros mágicos en Central Station (NY)

Grand_central_2"La pasado noche estaba esperando con mi primo en la estación Grand Central Station (NY) un tren que llegaba a las 01.08 de la mañana. Para matar el tiempo, decidimos darnos una vuelta por las instalaciones y de pronto vimos que, en un cruce de pasillos, había dos personas de pie, mirando a la pared. Cada uno en una esquina formando una diagonal. Parecía que estuvieran castigados, pero estaba susurrando frases que nosotros no podíamos oir. Lo que supuse es que, algún fenómeno acústico, les permitía oirse como si estuvieran cara a cara...

[..] Como soy de esas personas que siempre se prestana un experimento, acabamos probando y es absolutamente sorprendente. Puedes oir el susurro de la otra persona como si estuviera justo a tu lado ". Parece ser que el efecto mágico lo produce el material con que están construidos los arcos, Akoustolith, un ladrillo poroso patentado en 1.916 e inicialmente diseñado para la construccion de Iglesias, o espacios muy concurridos ya que mejora sustancialmente la acústica. Curiosamente ese  detalle me ha llevado hasta la persona de Rafael Gustavino, un arquitecto de origen español, responsable de la "exportación" de  la bóvedas de ladrillo visto desde Barcelona a Estados Unidos, una estructura, que construía con ese ladrillo poroso y que puede verse en otros muchos edificios públicos de Nueva York y Bostón.El trabajo de Gustavino se convirtió con el tiempo en un distintivo arquitectónico de la ciudad y en la actualidad es uno de los lugares más románticos de Manhattan, por la cantidad de proposiciones de matrimonio que se hacen allí cada San Valentín. Lo más divertido es esperar a que algun grupo de turistas despistados, especialmente los japoneses se coloquen en tres de esas esquinas, uno de ellos no oirá a los otros dos, y es muy interesante ver la cara que ponen si en ese momento te cuelas en el cuadro y dices alguna "maldad" :D. Vía: Localoaf

.

Comentarios