Otra cosa que hacer con las tarjetas de visitas
Nuevo sistema de packaging

Mil cosas a la vez

Los medios interactivos estan provocando cambios en la forma de trabajar, aprender y relacionarse de las personas.

ESTA-GUAY-gris.open-window2

Ahora mismo estás leyendo este artículo. Pero tu móvil puede sonar en cualquier momento. Si estás delante del ordenador, no mires la pantalla, o dejarás de leerme. Alguien puede estar reclamándote desde una ventana de mensajería instantánea y el número de mensajes de tu bandeja de entrada asciende sin descanso. La radio puede estar sonando y ése de en frente puede soltarte cualquier cosa de un momento a otro.

La atención tiene más trabajo que nunca desde que se inventaron los ordenadores e internet. La posibilidad que ofrecen las tecnologías interactivas de hacer varias actividades a la vez y mantener conversaciones simultáneas con varias personas están cambiando la forma en la que se estructura el pensamiento y elmodo de acometer una tarea intelectual.

La fórmula se está imponiendo en la forma de trabajar y en la forma de estructurar y abordar la información. La cultura del hiperlink empieza a dejar para los estudios antropológicos la concentración en una única cosa y, en su lugar, se imponen los saltos de una fuente de información a otra, de una web a un blog, de un móvil a internet, de un juego de una videoconsola a un chat…

La llegada y evolución de los medios de comunicación online también acentuaron la cultura del salto de un sitio a otro y la velocidad en la recepción de mensajes. Y todos los medios cambiaron con ellos. Muchos periódicos probaron nuevas fórmulas de noticias más cortas, la TV empezó a incluir el envío de sms a sus programas, las radios crearon sus webs…
El tema no es nuevo para muchos psicólogos, neurólogos, pedagogos y otros investigadores norteamericanos, que desde hace un par de años empezaron a hablar del ‘internet multitasking syndrome’ o ‘síndrome de las ventanas’, en castellano, en  referencia al sistema operativo Windows, que permite realizar distintas tareas a la vez mediante diferentes ventanas. 

Dicen los pedagogos que las generaciones que han nacido con internet tienen mayor capacidad para hacer varias cosas al mismo tiempo pero, a la vez, su capacidad de concentración en una sola actividad esmás reducida. Estas personas están acostumbradas a recibir una avalancha de estímulos que les hace sentirse ansiosos cuando no están ocupados en varios asuntos simultáneos.

La investigadora Maryanne Wolf, de la Universidad de Tufts (EEUU), asegura que los hábitos de lectura y escritura repercuten directamente en la forma de pensar y en los circuitos cerebrales. La lectura rápida de textos reducidos en pantallas y la escritura abreviada e inmediata de las comunicaciones actuales a través de los medios interactivos están provocando cambios en la forma en la que se estructura el pensamiento. 

Para Wolf, la lectura en la Red es más un ejercicio de decodificar información que interpretar textos y hacer conexiones mentales ricas como ocurre cuando se hace una lectura profunda y sin distracciones. Una forma de leer que, según muchos psicólogos, está reduciendo la concentración y la contemplación.

Este cambio en la forma de procesar los datos se refleja también en las búsquedas de información. Un estudio de la University College London, titulado ‘Information behaviour ofthe researcher of the future’, realizado en 2008, indica que “la velocidad en la que la gente joven navega por la Red implica que dedican muy poco tiempo a evaluar la veracidad y la relevancia de lainformación”. “Los jóvenes tienen un conocimiento pobre de sus necesidades de información y como resultado muestran una preferencia clara por expresarse en un lenguaje natural y espontáneo más que analizar las palabras clave que podrían ser más efectivas”.

Las tecnologías interactivas han hecho más pequeñas que nunca las barreras del espacio y el tiempo. Hablar con una persona es hoy cuestión de recursostécnicos más que de una coincidencia en un lugar y un momento concreto. Un hecho que conlleva un cambio en el modo de relacionarse de las personas. El texto escrito se ha convertido en una de 
las formas de relación más habituales mediante el mail, los mensajes instantáneos, el sms…

Internet ha cambiado el mundo y la forma de percibirlo. La revolución está llegando incluso hasta lo más profundo del pensamiento. Un cambio en las estructuras mentales que está generando habilidades distintas y formas diferentes de aprender y relacionarse con el 
entorno y con otras personas. Algo así como mirar el mundo desde otra ventana. Un movimiento para la activación mediante la inspiración. Nuestra propuesta, amplificar las buenas ideas. 

Articulo de Mar Abad publicado en el número 108 de Brandlife. Via: Planet Idea

Comentarios