I'm gonna let it shine...
Maestros del cristal

Mentes fértiles, ¿están los colegios sofocando la creatividad?

Imagen 7 Por Jessica Pastor

“Ahora que los tests Sats han desaparecido, ¿qué esperan que enseñemos?" preguntaba una profesora en un chat de internet el día que las pruebas nacionales para alumnos de 14 años de edad fueron abandonadas. No era la única en preguntárselo. Las salas de profesores de todo el país ebullían el pasado 14 de octubre,  y varios profesores confesaron que se sentían perdidos sin saber qué hacer en sus clases de 9º grado – que no fuera prácticar para esos exámenes.

Sir Ken Robinson no está sorprendido. Una investigación encargada por el gobierno que presidió en 1998 encontró que el sistema de educación prescriptivo estaba ahogando la creatividad de los profesores y sus alumnos.

Once años después las cosas no han hecho más que empeorar, afirma el ex-profesor de educación artística de la Universidad de Warwick en su nuevo libro, El elemento. Nuestro enfoque en educación es "ahogar algunas de las habilidades más importantes que los jóvenes necesitan ahora para hacer su camino en el cada vez más exigente mundo del siglo XXI – el poder del pensamiento creativo", dice.

"Todos los niños comienzan sus estudios con una imaginación bulliciosa, mentes fértiles y la disposición necesaria para asumir riesgos con lo que piensan", dice. "La mayoría de los estudiantes nunca llegan a explorar la gama completa de sus capacidades e intereses ... La educación es el sistema que se supone ha de desarrollar las capacidades naturales y permitirnos crear nuestro camino en el mundo. En lugar de ello, está ahogando el talento individual y las habilidades de muchos estudiantes y matando su motivación para aprender. "

Robinson, que ahora se gana la vida dando conferencias sobre la creatividad, no culpa a los maestros. "Es el sistema - que es muy lineal", dice. Para empezar, las escuelas están obsesionadas con horarios rígidos. "Si vives en un mundo en el que cada lección es de 40 minutos, se interrumpe inmediatamente el flujo de la creatividad", dice. "Tenemos que eliminar la actual jerarquía de asignaturas. Elevar unas disciplinas sobre otras sólo refuerza la hipótesis anticuada del industrialismo y ofende el principio de la diversidad. Las artes, las ciencias, las humanidades, la educación física, los idiomas y las matemáticas, todas aportan una contribucion igual y central para la educación de un estudiante".

Programa de estudios dinámico

De hecho, todo el concepto de "temas" debería cuestionarse, dice. "La idea de temas separados que no tengan nada en común va contra el principio de dinamismo. Los sistemas escolares deberían basar sus planes de estudio no en la idea de separar las asignaturas, sino en la idea mucho más fértil de las disciplinas ... lo que hace posible tener un currículo fluído y dinámico es la interdisciplinariedad. "

En diciembre, la revisión de Rose, la mayor investigación sobre la enseñanza primaria en una generación, también recomendaba alejarse de la idea de los temas. Sir Jim Rose asegura que un plan de estudios “hinchado” es lo que ha  hecho que los niños adquieran un conocimiento y comprensión superficial. La revisión proponía cambiar la situación actual a tener docena y medía de asignaturas interrelacionadas: comprensión de inglés, lenguaje y comunicación; comprensión matemática, ciencia y conocimiento tecnológico; comprensión humana, social y del medio ambiente; comprensión de educación física y bienestar, y comprensión de las artes y del diseño.

Robinson cree que el plan de estudios debería ser mucho más personalizado. "El aprendizaje ocurre en las mentes y las almas, no en las bases de datos de las pruebas tipo test." Y ¿por qué estamos tan obsesionados con hacer  grupos de edad”,se pregunta. Deberíamos dejar a los niños de 10 años de edad aprender con sus compañeros más jóvenes y más mayores.

Damos mucha prioridad a saber la "única respuesta correcta", dice Robinson. El dice que no está, en principio, opuesto a tests estandarizados como los Sats. Utilizados de forma adecuada, pueden proporcionar datos esenciales para apoyar y mejorar la educación. El problema viene cuando estas pruebas pasan de ser una simple herramienta para la educación y se convierten en el centro de la misma, argumenta.

Todo ello impide a la próxima generación el poder encontrar el "elemento" que es "el lugar donde las cosas que te gusta hacer y las cosas que son buenas se juntan". El "elemento" es esencial para nuestro bienestar, para nuestro éxito y para la eficacia de nuestro sistema educativo, dice.

Robinson sugiere que el sistema educativo no sólo debe ser reformado sino también transformado - y de forma urgente. En tiempos de crisis económica, tenemos que pensar más creativamente que nunca, dice. "En casi todas partes, los problemas están empeorando".

Espera un momento, dice la Dra. Pamela Burnard, una conferenciante sobre educación en la Universidad de Cambridge. Le preocupa que Robinson pueda estar caracterizando el concepto de la creatividad "desde una perspectiva cultural concreta".

Ella sostiene que el Reino Unido lo está haciendo muy bien en este ámbito. "La creatividad está en el centro de la importancia de los debates educativos en Reino Unido", dice. "Hemos sido testigos de importantes iniciativas destinadas a poner creatividad en el currículo."

Entre las que se incluye Asociaciones Creativas, el programa del Gobierno para desarrollar el aprendizaje creativo en toda Inglaterra, que se inició en 2002. Está a punto de ser relanzado como una organización independiente llamada Creatividad, Cultura y Educación y va a invertir 100 millones de libras entre 2009 y 2011 en actividades culturales y creativas de aprendizaje. En los últimos siete años ya se han gastado 150 millones de libras en programas creativos para 1500 escuelas primarias y secundarias. La Autoridad sobre cualificaciones y currículo ha escrito mucho sobre la creatividad y el concepto se ha incluido ahora en la principal estrategia nacional.

"Ha habido una serie de iniciativas durante los últimos cinco años en el Reino Unido," Burnard dice, "mientras que el dinero gastado en el aprendizaje creativo en los EE.UU. se ha reducido. En Reino Unido somos líderes mundiales de creatividad en la enseñanza y el aprendizaje. No es justo denigrar las iniciativas de países como Reino Unido que están impulsando nuevas ideas sobre la enseñanza y la creatividad ".

Hay, desde luego, algunos ejemplos fantásticos de creatividad ya funcionando en las escuelas de Reino Unido. La escuela primaria de Grange, en Long Eaton, Derbyshire, creó su propio pueblo, Grangeton, hace siete años. El que era el director entonces, Richard Gerver, dijo que quería que los niños aprendieran a hacer cosas en lugar de simplemente aprender para los exámenes. La ciudad ficticia tiene su propia tienda de artesanía, cafetería, estaciones de radio y televisión, y periódicos.

En Escocia, los estudiantes de la escuela primaria de Caol,cerca de Fort William establecieron su propio estudio de arte, y ahora lo dirigen como si fuera un negocio. Recaudaron fondos para comprar materiales de arte y contrataron a un artista profesional para trabajar con ellos.

Creatividad en el aula

Pero, en general, a pesar de todo el dinero, las iniciativas y tendencias, el concepto de creatividad no se ha filtrado todavía en las clases, dice Teresa Cremin, profesora de educación en la Universidad Abierta y un experto en creatividad en las escuelas primarias.

Ella cree que muchos profesores siguen pensando que ser creativo significa que tienen que ser extravagantes y extrovertidos. Si bien muchas escuelas son creativas, muchas otras sólo apoyan la creatividad de boquilla, sostiene.

Por ejemplo, tener un día libre para tratar “las artes" después de que los alumnos hayan tenido examenes. Es un mito llamar a esto aprendizaje creativo, dice. La creatividad debe estar integrada en la vida cotidiana de la enseñanza y el aprendizaje. "Muchas escuelas no entienden el lenguaje de la creatividad y se resisten a una enseñanza más creativa", dice. "Se preocupan de que no alcanzarán los estándares en otras cosas".

Ella está de acuerdo con gran parte de los argumentos de Robinson. "Si usted tiene un sistema escolar que premia la conformidad y evita la toma de riesgos, los jóvenes no podrán hacer frente al mundo que se está desarrollando ante ellos."

Anna Craft, una profesora de educación de la Universidad de Exeter y asesora del gobierno en el tema de la creatividad, dice: "Hay una enorme voluntad de abrazar la creatividad en el aula, pero también un gran letargo en el sistema". Robinson está en lo cierto, dice, no necesitamos "afinar la receta – lo que necesitamos es una nueva receta".

Pero esto podría crear una protesta masiva de los alumnos de la escuela por ser demasiado irrelevante, dice. Pero al final el cambio tiene que suceder y, afirma que el libro de Robinson va a ser algo bueno para conseguir empezar un debate fuerte y claro".

•  The Element: How Finding Your Passion Changes Everything por Ken Robinson con Lou Aronica, publicado por Penguin

Via: The Guardian. Foto. Eschipul

Comentarios