El timo de la conspiración lunar
Por fin algo que hacer con el Photo Booth

The one note band

La gente que, como yo, no suele ir a ver en directo conciertos de música clásica, tiende a ver con un poco de recelo el papel del director. Sin embargo es evidente que su labor como coordinador es imprescindible para que todo salga bien. La coordinación es el secreto del éxito. Curioso este experimento que os presento hoy, One note Band, un orquesta sin conocimiento musical y sin director aparente, aunque detras de este trabajo, a veces caótico, se encuentra el compositor, Andy Jackson. Durante una mañana entera se grabó a decena de personas en la iglesia St Michael de Byker Newcastle, tocando una sola nota. No tenían que saber nada de música. El resultado es un interesante (difícil de definir :)) montaje, plasmado en vídeo por Anton Hecht y Richard Lawson que forma parte de un proyecto de promoción artística denominado Offcenter. Un ejemplo más de arte colaborativo, aunque hay que pulirlo un poco.

Comentarios