¡Pero qué mal está el mercado inmobiliario!
Arte en cueros, literalmente

Comentarios