Un día en Whistler
¿La hoguera de las vanidades?

Comentarios